ÚLTIMA HORA LA GOMERA |

Coronavirus (COVID-19)

Avistamiento de aves en La Gomera

La riqueza natural de la isla permite que vivan en su entorno más de 300 especies de aves, más de 50 de ellas nidificantes

Contenido

En La Gomera el tiempo se detiene cuando se observan las aves, porque la fascinación que produce contemplarlas en su entorno natural, libres en una isla de naturaleza prácticamente virgen, sin nadie ni nada en kilómetros, paraliza todos los relojes y reinicia cuerpo y mente. Todo ello en una isla de reconocido valor medioambiental, ya que ha sido declarada Reserva Mundial de la Biosfera por la UNESCO con 4.182 especies terrestres, de las que 1021 son endémicas. Entre sus tesoros se encuentra también el Parque Nacional de Garajonay, declarado por la UNESCO como Patrimonio Mundial de la Humanidad, uno de los pocos bosques de laurisilva de la era Terciaria que quedan en la Tierra. A la maravillosa experiencia de contemplar más de 300 especies de aves, más de 50 de ellas nidificantes, se suma la de descubrir y apreciar la forma de vida de las dos aves endémicas: la paloma rabiche y la paloma turqué.

Contenido

La Gomera posee 17 Espacios Naturales Protegidos y 5 zonas especiales de protección de aves denominadas ZEPA. Son áreas que aseguran la conservación de la avifauna endémica y las especies amenazadas. Se puede hacer senderismo por todas ellas recorriendo las rutas de la APP Info La Gomera. Estas son las zonas protegidas:

Contenido
  • Costa de Majona, El Águila y Avalo. Está en el entorno del Parque Natural de Majona, en el municipio de San Sebastián. En esta zona se pueden ver más de 50 especies de aves diferentes. Entre ellas, aves comunes como: bisbita caminero, herrerillo común, mosquitero canario, canario y vencejo unicolor.

  • Los Acantilados de Alajeró. Están reconocidos, además, como Sitio de Interés Científico y su belleza se aprecia mucho mejor por mar. Se puede realizar una ruta marítima para disfrutarlos en toda su magnitud mientras observamos especies como el águila pescadora, la gaviota patiamarilla, la pardela cenicienta o grande y la lavandera cascadeña, entre otras más de 60 especies diferentes.

  • La Dama, en Vallehermoso y Valle Gran Rey también son zona protegida para la protección de aves presentes en estos rincones únicos de la isla. Durante un recorrido podremos avistar el halcón tagarote, el herrerillo común, el vencejo unicolor, la pardela cenicienta o grande o el camachuelo trompetero o el verderón europeo, zarapito trinador, el vuelvepiedras y el correlimos, entre otras más de 50 especies.

  • Los Órganos, en Vallehermoso; Barranco del Cedro y Liria, en Hermigua. El espacio natural protegido de Los Órganos no es solo un monumento de origen volcánico de gran belleza, sino que, además, ésta área destaca por las aves que se pueden observar. Entre ellas, las águilas pescadoras y charrán común, la pardela cenicienta o la pardela pichoneta. En los senderos que recorren las bancales verdes del Barranco de Liria y el Cedro destacan, entre las más de 50 especies que se pueden avistar, la paloma rabiche y la paloma turqué, endémicas de la laurisilva canaria.

  • El Parque Nacional de Garajonay, cuya superficie está repartida entre los municipios de Vallehermoso, Agulo, Valle Gran Rey, San Sebastián de La Gomera, Alajeró y Hermigua, es el paraíso para los amantes de la observación de aves. Este bosque de laurisilva, con miles de años en sus raíces es el hábitat y la zona de paso para prácticamente todas las especies que se pueden ver en la isla. Podemos encontrar el canario, el caminero, el mosquitero, el herrerillo, el reyezuelo y, aunque son más complicadas de ver, también las palomas de la laurisilva, paloma rabiche y paloma turqué, que son especies endémicas de los bosques de laurisilva. La ruta desde El Contadero hasta el Alto de Garajonay, por ejemplo, es un recorrido ideal para disfrutar del avistamiento de aves. Tras una y hora y media de senderismo por la naturaleza virgen y mágica del parque podemos premiarnos con un delicioso potaje de berros, que se prepara de forma tradicional en los restaurantes de La Gomera. También, dentro del parque, en la Laguna Grande,  se pueden observar casi todas las aves que viven en este paraíso natural, "ya que van a beber allí cada día", señala Amparo Herrera Rodríguez, Guía del Parque Nacional de Garajonay.

Contenido

El avistamiento de aves requiere paciencia y amor a la naturaleza, ya que se realiza mientras hacemos senderismo por los más de 600 kilómetros señalizados que podemos encontrar en La Gomera. Es una actividad muy relajante para la que hay que tener en cuenta llevar prismáticos y un telescopio, comida, bebida y ropa adecuada para caminar, a ser posible de colores que nos camuflen con la vegetación. El equipo básico de botas de montaña, chubasquero sobre una camiseta para protegernos de la humedad de la laurisilva; una gorra; pantalón largo, para evitar los rozamientos con la vegetación y protección solar. Al caminar también podemos ayudarnos con los bastones, “que sirven de seguridad en un desnivel en bajada y en subida nos ayudan a hacer el esfuerzo más completo, ejercitando piernas y brazos”, subraya Jean Guy Le Roux, Educador ambiental y Guía de ecoturismo oficial de La Gomera.