ÚLTIMA HORA LA GOMERA |

Coronavirus (COVID-19)

Actividades con niños en La Gomera

La Gomera, el lugar perfecto para aprender de la naturaleza más auténtica

Contenido

Declarada Reserva Mundial de la Biosfera por la UNESCO, con el Parque Nacional de Garajonay, reconocida también por la UNESCO como Patrimonio Mundial de la Humanidad, además del Parque Nacional, La Gomera cuenta con 16 espacios protegidos más, ocho son monumentos naturales, tres sitios de interés científico, un paisaje protegido, una reserva natural integral, una reserva natural especial, un parque natural y un parque rural. Además, la franja marina que la rodea es Patrimonio Mundial de Ballenas por la Alianza Mundial de Cetáceos. Así que las opciones para las familias que quieran sentir lo que ofrece la naturaleza y que sus hijos aprendan a respetarla son infinitas. Disfruta de estas aventuras inolvidables gracias al buen tiempo de La Gomera…

Rutas para aprender en la costa y el mar

Contenido
  • Aprender a nadar en el mar

En la playa de Vueltas, ubicada en Valle Gran Rey, en un entorno protegido de las corrientes marinas, se puede tener ese primer contacto con el mar. El momento ideal para que los niños aprendan es a partir de los 4 años. La técnica es ir introduciéndose poco a poco, siempre desde donde hacen pie, con la seguridad de ir de la mano del monitor primero y luego siempre bajo su atenta vigilancia y utilizando cualquier método de flotación correspondientes a la edad de cada niño.

Contenido
  • Ruta en kayak

Remar con los pequeños y pequeñas es una buena forma de pasar un rato en familia con diversión, refresco y risas. Lo ideal es comenzar con paseos cortos por la orilla del mar. Importante que los pequeños lleven puesto un chaleco salvavidas de niño, con más flotabilidad y cinchas entre las piernas que evitan que se les salga por la cabeza, y no hay que olvidar la protección solar. Para que les resulte divertido se puede jugar a que se zambullan en el agua lanzándose desde el kayak. La actividad puede realizarse en kayak individual, si el niño sabe nadar y siempre con cercana supervisión, o en kayak doble, por zonas como Playa de Santiago, en Alajeró.

Contenido
  • Bautismo de buceo

Es la primera etapa y no tiene complicaciones, ya que solo se pretende que el pequeño se habitúe a los equipos y disfrute del agua y de la fauna. Si tiene 12 años ya pueden ir con su propia botella de aire, y si tiene menos va con un instructor o instructora que se sumerge con ellos en lugares como playa de La Cueva, en San Sebastián de La Gomera. La edad mínima son ocho años, cuando podrán llegar a un límite de profundidad de seis metros.

Rutas para aprender en la montaña

Contenido
  • Senderismo en el Parque Nacional de Garajonay

En el parque se pueden reservar rutas educativas en familia para el acercamiento a la laurisilva, un bosque formado por diferentes especies arbóreas de hace miles de millones de años, que se conserva en muy pocos lugares del mundo y que aquí abraza y recibe a los grupos con sus más de 30 metros de altura y la especial magia de cuento que transmiten su verdor y su espesura. Todo ello mediante juegos con los que los niños y niñas aprenden a identificar los árboles por las características de sus hojas, ya que en este Parque se pueden encontrar distintas clases de bosques: el fayal-brezal, la laurisilva de valle, la laurisilva de ladera, los brezales de cumbre... Además de sus propios arbustos trepadores, musgos, hongos y la fauna de vertebrados que habitan en ellos. Para esta aventura es imprescindible llevar ropa de senderismo con especial cuidado del calzado, comida y agua para el camino, una lupa binocular para ver los detalles de las hojas y las plantas olorosas, el móvil para sacar fotos o grabar los sonidos de la naturaleza y un cuaderno de ruta para ir apuntando o dibujando lo que nos llame la atención como buenos exploradores. Esta actividad no tiene límite de edad, ya que se realiza por los senderos del parque o, si se desea un recorrido más largo, por la ruta 18, gran ruta circular de Garajonay.

Contenido
  • El salto de pastor

Posee una larga tradición en La Gomera, ya que proviene de los desplazamientos que los pastores realizaban por la abrupta orografía de la isla ayudados por una lanza. La experiencia pone en activo cuerpo y mente, ya que quien lo realiza se desliza a través de barrancos que difícilmente podría bajar a pie. Por eso, su aprendizaje está dirigido a mayores de 12 años, “porque ya hay que tener un poquito de brazo, ya que cuesta levantar ese palo, denominado astia”, explica David Rodríguez Barrera, monitor deportivo de La Gomera. Se requiere un pantalón largo y cómodo, calzado cómodo y protección solar. Una ruta muy bonita es la zona del Roque Cano, en Vallehermoso.

Contenido
  • Montar a caballo

Es una experiencia inolvidable cuando venimos de la ciudad y no hemos sentido nunca la emoción de verlos de cerca. Lo aconsejable es que la realicen niños de 10 o 12 años si lo que se quiere es salir del recinto cerrado de entrenamiento. Este está pensado para la iniciación de los más pequeños, siempre guiados por el monitor, que los ayuda a subir a la montura y lleva a los caballos de la mano con una cuerda. La seguridad es lo más importante. Por eso, el equipo necesario para esta actividad son unos leggings o un pantalón vaquero elástico cómodo y unas botas o calzado deportivo de suela fina, para que no se enganche en el estribo, así como un chaleco, que nos protegerá de las piedras, y, por supuesto, el casco reglamentario. Existen rutas básicas para las familias que no son expertas en equitación, como la que va desde San Sebastián a Hermigua. Son 25 kilómetros de nivel básico y es la más bonita, porque se ven todos los pisos de vegetación de la isla.

Contenido
  • Observación de aves

Con esta actividad los niños aprenden a conocer y reconocer, amar y respetar estas especies y practican algo muy importante como es la paciencia, porque para poder observar aves hay que tenerla. Si vamos en ruta al Parque Nacional de Garajonay, podemos encontrar el canario, el caminero el mosquitero, el herrerillo, el reyezuelo y, aunque son más complicadas de ver, también las palomas de la laurisilva, que son dos especies endémicas del Parque, La Rabiche y la Turqué, que solo se encuentra en este bosque. Otra ruta es por las zonas costeras, donde se puede aprovechar para ver el zarapito trinador, el vuelvepiedras y el correlimos. Otra ruta es el mar, donde tenemos aves marinas, como las famosas gaviotas de patillamarilla, o el ave pelágica la pardela cenicienta, que vive siempre en alta mar pero está regresando a anidar en La Gomera. Lo mejor es llevar ropa que se confunda con el entorno por el que vayamos, porque con colores como el amarillo las aves nos ven de lejos y se van. También es importante llevar, si se tienen, prismáticos y un telescopio, que te permitan observar de mucho más lejos y disfrutar de su comportamiento natural.