¿Y si el lujo fuera la tranquilidad?

A veces se recorren muchos kilómetros para llegar a ese destino soñado que esperamos con ilusión en el que pasar nuestras vacaciones y lograr desconectar. Creemos que nos encontraremos solos en esa foto que vimos tan inspiradora y sin embargo nos encontramos con todo lo contrario. Destinos cada vez más colapsados terminan decepcionando al viajero.

La Gomera, Canary Islands

La Gomera, Canary Islands

No obstante todavía quedan muchos lugares en el planeta que vale la pena conocer, donde el lujo se vive precisamente en la quietud, en la experiencia auténtica e inolvidable que brinda el viaje. La Gomera es un ejemplo indiscutible de ello, una isla que permite disfrutar una vivencia enriquecedora disfrutando de esa esperada tranquilidad. ¿Y por qué podemos decir esto? Nos gustaría preguntártelo a ti después de que hayas dormido en la isla; en el norte, sur, este, oeste, todos los rincones tienen una oferta de alojamiento muy variada para todos los gustos, pero con algo en común: la tranquilidad.

Desperézate con el sonido de los pájaros que te dan alegremente la bienvenida a un nuevo día; desayuna con productos locales, pide alguna fruta exótica, esa que no hayas probado nunca y verás que el cuerpo lo agradece. Sal a caminar, ve a observar los delfines y ballenas en libertad, disfruta de las múltiples actividades en el mar, quédate a mirar las estrellas, sumérgete en las aguas y observa la vida secreta que esconde, adéntrate en el Parque Nacional de Garajonay y respira profundamente. Porque sólo así, intensa y pausadamente, es como se quedan grabadas las sensaciones más profundas y que hacen de nuestro viaje una vivencia especial, auténtica y sobre todo con esa tranquilidad tan buscada por quienes saben apreciar cada momento de la vida.