Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

Naturaleza para disfrutar lentamente

Naturaleza para disfrutar lentamente

Frondosos bosques de laurisilva, barrancos sobrecogedores, un clima suave durante todo el año, pueblos encantadores y una magia difícil de encontrar en cualquier otro lugar del mundo hacen de La Gomera, en las Islas Canarias, un rincón diferente en el que el turista puede disfrutar de una experiencia única.

Esta pequeña isla situada en el Atlántico ha sabido conservar a lo largo de su historia un paisaje indescriptible, dominado por la majestuosa laurisilva, que sus habitantes cuidan con mimo y dedicación, como ha certificado recientemente la UNESCO con la declaración de La Gomera como Reserva Mundial de la Biosfera.

Tras millones de años, el bosque de laurisilva de La Gomera apenas ha sufrido transformaciones evolutivas. Por eso, cuando el viajero pasea entre su vegetación es como si caminara entre los bosques que cubrían hace millones de años gran parte de Europa, ya que restos fósiles hallados en el sur del viejo continente evidencian que antaño pobló una amplia zona de la cuenca mediterránea.

El Parque Nacional de Garajonay es su joya más preciada. Para los amantes de la naturaleza la mejor experiencia posible pasa por adentrarse en su interior para descubrir paisajes difíciles de imaginar. El bosque de El Cedro despertará los sentidos de quien lo visite y le permitirá descubrir un rincón único en pleno contacto con la naturaleza. Este Parque Nacional, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es una verdadera reliquia del Terciario y referente mundial en la conservación de la laurisilva.

Senderismo

Senderos ideales para los más atrevidos, pero otros más sencillos al alcance de todos los visitantes esperan al turista para su descubrimiento. Son muchos los turistas que repiten visita a la Isla atraídos por su sobrecogedor paisaje.

Y si la bicicleta forma parte de las aficiones del viajero, también es posible apreciar cada rincón desde un punto de vista diferente al coche o a pie. Por eso merece la pena vivir la experiencia de alquilar una bicicleta de montaña o una eléctrica para hacer itinerarios por libre o en grupos.

El mejor clima

Aunque La Gomera es todo naturaleza, la riqueza paisajística de la Isla también se extiende a su costa. A pesar de contar con menos de 400 kilómetros cuadrados, pequeñas playas y calas permiten a pequeños y mayores disfrutar de tranquilidad y, sobre todo, de un clima envidiable.

En los fondos marinos viven ballenas y delfines que pueden ser observados en libertad. También en la costa se encuentra un monumento natural conocido como Los Órganos, un espectacular acantilado creado por la lava, que la erosión ha dejado al descubierto como gigantescos tubos de un impresionante órgano que se adentra en lo más profundo del océano para dibujar allí otro sorprendente paisaje.

Además, existen en la Isla numerosos endemismos de flora y fauna, destacando el Lagarto Gigante de La Gomera, una de las especies más amenazadas del planeta y que actualmente se encuentra en proceso de recuperación.

Paisajes caprichosos se abren paso ante el visitante invitándole a exprimir al máximo su tiempo en La Gomera, porque esta isla activa los sentidos de quien la visita e invita a viajar disfrutando de una gran aventura.

El silbo gomero es otra de las señas de identidad de la Isla. Es un lenguaje silbado que se utiliza desde tiempo inmemorial para comunicarse a grandes distancias. No se trata de una serie de códigos preestablecidos que sirven para expresar contenidos limitados, sino de un lenguaje articulado, reductor, no convencional, que permite intercambiar una gama ilimitada de mensajes al reproducir mediante silbidos las características sonoras de una lengua hablada.

En Familia

La Gomera es ideal para disfrutar en familia de unas vacaciones diferentes. Combinar la playa con actividades complementarias como excursiones, paseos en barco, rutas de naturaleza o cultura, gastronomía y actividades de ocio, permitirá que los más pequeños puedan disfrutar también de unas vacaciones ideales a sus gustos y aficiones.

Y es que, La Gomera ofrece la mejor combinación entre el exotismo, gracias a su localización en pleno corazón del Océano Atlántico, y uno de los aspectos más valorados por las familias: la seguridad.

Pequeños paseos al atardecer disfrutando de un helado después de una larga jornada, o, simplemente, disfrutar del sonido del mar son actividades al alcance de todos en este pequeño rincón del atlántico.

Alojamientos con encanto

La Gomera dispone de una amplia y variada oferta de alojamientos turísticos, tanto hoteleros como extrahoteleros. Los primeros abarcan desde pensiones sencillas y económicas hasta hoteles de 3 y 4 estrellas con todas las comodidades.

Además, la Isla cuenta con varios hoteles rurales con encanto situados en la zona norte, cuya tipología corresponde a antiguas casonas totalmente restauradas, que constituyen un atractivo y un aliciente para aquellos turistas que buscan la tranquilidad, el contacto con las gentes del lugar, la gastronomía local y, en definitiva, una manera diferente de pasar sus vacaciones.

Esta Isla es una tierra acogedora en la que se puede vivir la mejor experiencia imaginable. Además, sus habitantes han sabido encajar armoniosamente el binomio progreso-sostenibilidad, combinando el desarrollo rural con el económico de una manera modélica. Un rincón de sensaciones y experiencias únicas al alcance de todos, para disfrutar lentamente.